En 1912, un arqueólogo alemán descubrió en Amarna, capital de Egipto durante el breve reinado de Akenatón, el busto de la esposa del faraón. A partir de entonces, la escultura de la reina Nefertiti se convirtió en la “Mona Lisa” de Berlín y en icono de la belleza femenina.

Fuente: Arte TV

Previous post ¿Qué hay detrás de los cuadros?
Next post William Kentridge Sudáfrica, la revolución de las artes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *