. . .

En 1912, un arqueólogo alemán descubrió en Amarna, capital de Egipto durante el breve reinado de Akenatón, el busto de la esposa del faraón. A partir de entonces, la escultura de la reina Nefertiti se convirtió en la «Mona Lisa» de Berlín y en icono de la belleza femenina.

Fuente: Arte TV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.