En 1897 Gustav Klimt salió, junto con otros artistas, de la conservadora Künstlerhaus y fundó una nueva unión de artistas que respondía al nombre de Secesión. En 1898 se terminó de construir el edificio con el mismo nombre.

En el terreno de la Wienzeile cedido por la administración vienesa, cerca del Naschmarkt, Joseph Maria Olbrich construyó para el club, en 1897/98, un moderno edificio de exposiciones de estilo modernista, que hoy es una de las construcciones más conocidas de Viena. La Blattwerk-Kuppel («pabellón de la secesión») es el símbolo visible del movimiento Secesión. En aquel entonces, la arquitectura era motivo de gran expectación entre la población. Se pretendía construir en un solar en la esquina Ringstraße con Wollzeile, proyecto que hubo de ser abandonado tras fuertes protestas.


El Friso de Beethoven de Gustav Klimt

En 1902 Klimt creó uno de sus trabajos más conocidos para una exposición del movimiento secesionista: El friso de Beethoven.

Toda la exposición fue un homenaje a Ludwig van Beethoven. El monumental friso de Klimt daba la bienvenida a los visitantes que cruzaban la entrada del edificio. Esta ornamental y opulenta sinfonía, en la que Klimt pretendió inmortalizar la “novena” de Beethoven y la interpretación que hizo Richard Wagner de ella, cuenta con 34 metros de ancho y dos metros de alto.

No solo los contemporáneos de la época quedaron impresionados por esta obra. El mundo entero lo sigue estando en la actualidad. En un principio este ciclo debía ser desmantelado una vez acabara la exposición. Un coleccionista lo compró en 1903, lo quitó de la pared y lo dividió en siete piezas. En 1973 la República de Austria compró la valiosa obra, la restauró y en 1986 la expuso al público en una sala  de la Secesión especialmente creada para ello.

Al igual que en tiempos de Klimt, la Secesión sirve actualmente para acoger arte contemporáneo en diversas exposiciones, que se puede contemplar en diversas visitas guiadas (si se desea, también junto con el Friso de Beethoven).  En la tienda del museo puede adquirir, además, simpáticas reproducciones de diversos detalles del friso, así como libros sobre Gustav Klimt.

Happy Birthday, Beethoven!

En 2020 también habrá música: con la ayuda de auriculares se podrá escuchar el cuarto movimiento de la Sinfonía 9.º interpretada por la Wiener Symphoniker (desde el 13 de febrero de 2020).GALERÍA

Fuente: Wien.info

Previous post Porfirio Barba Jacob – Poeta
Next post León de Greiff – Poeta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *