El Carro de Heno y conclusión
La representación de los distintos pecados terrenales solía estar muy arraigada en tradiciones populares. En este caso, en la sociedad flamenca del momento había un proverbio que decía: “El mundo es un carro de heno, del que cada uno coge lo que puede”. Ese proverbio, a su vez, puede estar inspirado en un versículo de Isaías (40, 6) “Toda carne es heno y toda gloria como las flores del campo”. Versículo y proverbio aluden a las cuestiones efímeras y perecederas de la vida en la tierra. Para transmitirnos este concepto, el Bosco nos da todo tipo de detalles en formato de tríptico, cuyas características ya hemos visto y que tendremos que tener en cuenta para su total comprensión, tanto de la parte interior como del exterior en donde encontraremos al caminante o peregrino. Este vídeo forma parte del curso online “El Bosco en el Museo del Prado”.

Fuente: Museo del Prado
Youtube

Previous post Esculturas infinitas. Del yeso al digital
Next post Piet Mondrian, el científico de la belleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *