. . .

Centenares de obras maestras de la Modernidad austríaca, reunidas por el apasionado amante del arte, el Dr. Rudolf Leopold, muestra el Museo Leopold en el Barrio de los Museos (MuseumsQuartier), cerca del Palacio Imperial.

El Museo Leopold es una cámara del tesoro única para el estilo Art Nouveau de Viena, los  talleres vieneses y el Expresionismo. Como la casa más visitada en la plaza cultural de la ciudad más concurrida, dentro del MuseumsQuartier, alberga la mayor y más importante colección de Egon Schiele del mundo así como obras maestras del fundador de la Secesión Gustav Klimt. Pueden observarse extraordinarios artefactos de las Wiener Werkstätte de Josef Hoffmann hasta Koloman Moser. En cuatro pisos y una superficie de 5400 metros cuadrados, el luminoso cubo muestra elementos destacados que forman parte permanente de la colección, pero donde también hay exposiciones especiales.

Egon Schiele

42 cuadros, 187 gráficos originales (dibujos y láminas pintadas) y manuscritos personales (cartas y otros) de Egon Schiele son algunos de los objetos del artista que podrán admirarse en el Museo Leopold. Numerosas obras maestras del pintor, como el Autorretrato con frutas de linterna china o el Retrato de Wally Neuzil, forman parte de la colección del Museo Leopold. Su fundador, Rudolf Leopold, comenzó allá por 1950 a recopilar en grandes cantidades las extraordinarias obras del antiguo expresionista Egon Schiele. Schiele, que tan solo llegó a cumplir los 28 años de edad, legó una obra considerable que ahora puede ser admirada en persona.GALERÍA

Colección Schiele en el Museo Leopold
Colección Schiele en el Museo Leopold – © WienTourismus / Peter Rigaud
Egon Schiele: Retrato de Wally Neuzil, 1912
Egon Schiele: Retrato de Wally Neuzil, 1912 – © Leopold Museum, Wien
Egon Schiele: Autorretrato con frutas de farolillo chino, 1912
Egon Schiele: Autorretrato con frutas de farolillo chino, 1912 – © Leopold Museum, Wien

Viena en 1900. La irrupción del modernismo.

Vistas a las réplicas de las imágenes de la facultad del Museo Leopold
Vistas a las réplicas de las imágenes de la facultad del Museo Leopold – © Leopold Museum, Foto: BildIt!
Vista de la exposición del Museo Leopold
Vistas a las réplicas de las imágenes de la facultad del Museo Leopold – © Leopold Museum, Foto: BildIt!

El fin de siglo no representó únicamente el término del siglo XIX, sino que supuso literalmente el final de una era y un nuevo comienzo: fue la irrupción visible y palpable del modernismo. Y es que, en 1900, Viena estaba marcada por la coexistencia de polos opuestos: esplendor y miseria, sueño y realidad, belleza y abismo cohabitaban en el mismo espacio. Fueron precisamente estas fricciones las que llevaron a un turbulento movimiento de renovación que convirtió Viena en el origen del modernismo.

El Museo Leopold celebra la exposición Viena 1900. La irrupción del modernismo, con la que abre una ventana que permite ver la enorme riqueza, variedad y logros artísticos de esta época. 1300 piezas distribuidas en un espacio de tres pisos cautivarán a los amantes del arte que visiten el museo. Además de la pintura, las ilustraciones y las fotografías que cabría esperar, también se han reunido para la exposición piezas de vidrio, cerámica, metal, textiles y cuero. La bisutería, los muebles y otros componentes interioristas también son dignos de admiración. Se trata de una exposición para todos aquellos que deseen vivir el modernismo vienés, en Viena y en esta época.GALERÍA

Koloman Moser, Butaca blanca
Koloman Moser, Sofá para el hospital psiquiátrico de Purkersdorf, 1903 – © Leopold Museum, Wien/ Manfred Thumberger
Josef Hoffmann, Broche dorado al estilo de la Wiener Werkstätte
Josef Hoffmann, Broche, 1911 – © Auktionshaus im Kinsky, Wien
Broncia Koller-Pinell, Retrato de Silvia Koller
Broncia Koller-Pinell, Retrato de Silvia Koller, 1914 – © Leopold Museum, Wien/ Manfred Thumberger
Josef Hoffmann, Juego de bebidas en blanco y negro
Josef Hoffmann, Servicio, 1911 – © Leopold Museum, Wien/ Manfred Thumberger
Greta Freist, La mujer de las rosas
Greta Freist, La Femme aux Roses, 1937 – © Leopold Museum, Wien/ Manfred Thumberger

El Café Leopold, por cierto, es un plus para los visitantes ávidos de arte. Después de ver el museo, el local invita a refrescarse y a disfrutar del placer culinario de las cocinas asiática y vienesa. La terraza ofrece una vista del patio interior del MuseumsQuartier.

Fuente: www.wien.info

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *