. . .

Japón 1946.  Kindaichi Kosuke, un conocido detective de antes de la guerra, llega a la isla de Gokumon para llevar unas cartas que Chimata, un camarada de armas muerto en el barco que les repatriaba desde Nueva Guinea terminado el conflicto, le ha encomendado. Chimata era oriundo de la isla y además de las cartas, le pide a Kosuke un favor… «que vaya a la isla en su lugar… Si no, matarán a mis hermanas».

Gokumon-Tola isla de las puertas del infierno (Quaterni, 2015), novela de Seishi Yokomizo (uno de los grandes del género en Japón) escrita originalmente en 1947, está considerada, según argumenta esta editorial que nos está trayendo joyas desde el lejano oriente, como la mejor novela de misterio de Japón del siglo XX por los lectores y la Asociación de Escritores de Misterio de aquel país.

Yokomizo nos adentra, junto con Kindaichi (ésta es la segunda novela del personaje), en un islote en medio del mar interior de Japón, donde la guerra parece haber pasado de largo. Una comunidad  dirigida por dos familias de caciques, cerrada y desconfiada de los externos y anclada en el pasado. Al poco de llegar el detective, una sucesión de extrañas muertes le pondrán frente a un asesino despiadado con un macabro plan en mente.

Esta novela japonesa recuerda un poco a la versión nipona de las novelas de misterio británicas de, sin ir más lejos, Agatha Christie: hay crímenes aparentemente imposibles y un detective francamente inteligente que sabe leer los indicios como nadie y que resuelve y explica el misterio en un parlamento final.

La novela sin ser el colmo de la originalidad funciona y se lee con interés. Engancha, vamos. Yokomizo no se adentra en exceso en la psicología y el fondo de los personajes, pero sabe diferenciarlos con eficacia y se muestra hábil a la hora de construir el ambiente opresivo de la isla y de su sociedad, a la par que da pinceladas sobre ese Japón destruido por la guerra. De Kindaichi tampoco es que sepamos mucho (que ha vuelto de la guerra sin heridas, al menos físicas, como el mismo apunta), pero como sabueso resabiado y bien humorado cumple. La trama de asesinatos es quizá lo más original por el mensaje de machismo, patriarcado y lucha contra la modernidad que conlleva, aunque, para mi gusto, los asesinatos y su ejecución son un poco rocambolescos.

Novela de misterio clásica entretenida, bien ambientada en el Japón de posguerra. Recomendable para casi cualquiera, pero imprescindible para los amantes del misterio clásico que deseen leer historias como las de siempre en ambientes diferentes a los habituales.

Por David Yagüe
Fuente: Nuevo Best Seller

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *