. . .

Bocetos para murales de Rufino Tamayo

Fuente: Museo Tamayo
Foto: Boceto para el mural Dualidad, 1964 Colección Mariano Rivera Velázquez © D.R. Rufino Tamayo/Herederos/ México/2019/Fundación Olga y Rufino Tamayo, A.C

La muestra hace un breve recuento de los bocetos originales que Tamayo realizó a lo largo de su trayectoria como muralista.
Adicional a los bocetos, esta muestra incluye once óleos del artista que ahora se despliegan en una sala dedicada a su trabajo.
La inauguración se llevará a cabo el martes 8 de octubre a las 19:00 horas.

El día y la noche, en las pirámides del sol y de la luna, s.f.
Colección Pérez Simón, México
© D.R. Rufino Tamayo/Herederos/ México/2019/Fundación Olga y Rufino Tamayo, A.C

En apariencia otro México. Bocetos para murales de Rufino Tamayo organizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) a través del Museo Tamayo, hace un breve recuento de una trayectoria que amplió horizontes del muralismo, lo modernizó y lo hizo internacional. La muestra despliega algunos de los bocetos originales de los 20 murales que realizó Tamayo a lo largo de su trayectoria, con los que actualizó y dio vigencia al movimiento más importante de la historia del arte mexicano.
Los murales de Tamayo no sólo son diferentes conceptualmente, sino también en su técnica. Luego de realizar tres pinturas murales con la técnica clásica del fresco, cuyas formas están subordinadas a la arquitectura de los lugares en que fueron realizados, Tamayo emprendió una verdadera revolución pintando sus murales sobre telas y soportes móviles, dándoles una independencia de los murosy los espacios a los que estaban destinados. Estas grandes pinturas, tienen la virtud de ser transportables.
En el libro Historia de la pintura mural en México, el escritor Antonio Rodríguez incluyó un texto sobre los aportes de Tamayo al movimiento muralista que tituló: En apariencia otro México, que por acertado es el título que lleva esta muestra.
Adicional a los bocetos de los murales, la muestra incluye once óleos del artista que ahora se despliegan en una sala dedicada a su trabajo. Son las pinturas que seleccionaron los Tamayo, como una muestra de la etapa más reciente del trabajo del pintor y que decidieron integrar al acervo del museo. Abarcan un periodo de treinta años y entre ellos se encuentran obras emblemáticas como lo son Retrato de Olga, 1964; Sandías, 1968 y La gran Galaxia de 1978.

Rufino Tamayo trabajando en “El Hombre”, 1953
Archivo Tamayo

El Museo Tamayo se complace en anunciar una inauguración más en la sala dedicada a la obra de su fundador Rufino Tamayo. Esta vez, con una exposición que además de pintura y bocetos incluye material del archivo Tamayo como documentos, fotos, cartas, entre otros, además del lienzo inconcluso que dejó Tamayo sobre el caballete antes de morir y que con elocuencia deja entrever el proceso de realización de sus pinturas al óleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *